1. ¿Qué es la Blockchain?

La cadena de bloques, más conocida por su término en inglés blockchain, es la piedra angular de las nuevas tecnologías y la economía digital. En esencia, la blockchain es un registro inalterable y distribuido entre miles de miembros que lo conforman. En palabras más simples: es una base de datos con reglas especiales.

Este registro solo se puede actualizar a partir del consenso de la mayoría de los participantes del sistema y la información que se incorpora ya no puede ser borrada. Por ejemplo: la blockchain de Bitcoin permite ver todas las transacciones que se han hecho en su historia.

Bien, pero ¿en qué radica la innovación de la blockchain? Precisamente en que es extremadamente difícil (prácticamente imposible) falsificar una entrada de datos en la cadena, que está conformada por nodos muy distanciados unos de los otros. Esta característica la convierte en una tecnología sumamente distribuida entre pares y, por ende, segura.

Por eso es que se popularizó su uso con Bitcoin, y, que, de hecho, hizo posible su aparición. Bitcoin no solo es información criptográfica, sino que representa el dinero de las personas que integran la red. La seguridad de la red garantiza que los fondos están en una billetera virtual y no en otra.

Es decir, no hay una entidad central que regule las transacciones financieras. Además, el sistema es completamente anónimo: todo el mundo puede ver los registros, pero no se puede saber la identidad de los participantes.

De ahí que comúnmente se explica a la blockchain como un “libro contable”, abierto y disponible para que cualquiera pueda ver la información, pero no alterarla.

¿Cómo funciona la blockchain?

La blockchain funciona mediante un mecanismo de consenso por el que se introducen datos nuevos agrupados en bloques. Cada bloque se construye por encima del anterior y la información entre uno y otro los vincula.

Revisando la estructura de la cadena es posible llegar al primer bloque, denominado “bloque génesis”.

Los bloques de la blockchain se mantienen unidos mediante el uso de funciones hash, que convierten datos de entrada en códigos de salida para incorporar a los nuevos bloques.

Leave a Reply