5. ¿Qué es una DApp?

DApp es el acrónimo en inglés para Decentralized Application, término que se usa para referirse a una aplicación descentralizada, cuyo funcionamiento se basa en una red descentralizada en donde los nodos involucrados interactúan entre sí.

Al igual que muchos de los conceptos introducidos en los últimos años, las DApps no dependen de puntos de control o servidores centrales, como las aplicaciones tradicionales, sino que permiten que las personas puedan acceder a distintos servicios de una manera más autónoma y segura.

Dichas aplicaciones pueden usarse en computadoras, smartphones y páginas web.

Las DApps se masificaron y se popularizaron en la Blockchain con la llegada de Ethereum, su lenguaje de programación Solidity y la capacidad de ejecutar smart contracts en la red.

¿Cómo funciona una DApp?

En términos de front end, que es la cara visible de una aplicación para los usuarios, la interfaz, las DApps son iguales a las Apps normales. La diferencia estructural entre ambos tipos está en el back end y en el almacenamiento de datos y en la descentralización que las DApps presentan en esos sectores.

En cuanto al almacenamiento de datos, cada usuario de la aplicación descentralizada almacena un historial completo de todas las acciones que se realizan en la red a través de criptografía organizada en bloques de la cadena sobre la cual se ejecutan.

Al igual que en cualquier Blockchain, la seguridad de los datos aumenta a medida que crecen los nodos dentro de la red.

Al igual que en una Blockchain, cada usuario de una DApp, es un nodo de la red y colabora con el correcto funcionamiento de la misma.

El smart contract que rige las funciones corrobora la validez de las interacciones que realizan sus miembros y con cada nueva operación la información de la plataforma se actualiza.

Este tipo de estructuras también persigue el objetivo de garantizar la permanencia de los servicios de la plataforma, ya que a mayor número de nodos, es más difícil darlos de baja al mismo tiempo.

Ventajas de una DApp

  1. Descentralización: Tienen la capacidad de funcionar sin servidores centrales.
  2. Seguridad: Al funcionar sobre una blockchain criptográfica, los datos están bien resguardados. Además, la información solo puede ser vista por quien la origina y el resto sólo puede verificar su validez o no
  3. Transparencia: Las DApps son de código abierto, lo que permite a sus miembros saber en todo momento qué hace la aplicación. Además permite que la comunidad pueda realizar auditorías constantes.

Desventajas de una DApp

  1. Complejidad: Debido a las capas de abstracción y el alto nivel de ejecución de los lenguajes de programación que utilizan, muchas veces es difícil realizar su depuración y revisión de seguridad, al igual que presentan dificultades para explotar el potencial del hardware de los dispositivos que utilicen las personas usuarias.
  2. Dependencia de la Blockchain: Las mejoras y el crecimiento de una DApp está estrechamente vinculado a la evolución de la estructura de la Blockchain. Es decir, si la Blockchain en la que se ejecutan no puede sustentar su crecimiento, la DApp se verá frenada.
  3. Dificultad para implementar funcionalidades: Algunas DApps tienen requerimientos computacionales muy elevados, lo que dificulta la incorporación de nuevas funcionalidades.

Tipos de DApp

La clasificación de Aplicaciones Descentralizadas puede dividirse en tres tipos:

Tipo 1: Incluye a las DApps que tienen su propia Blockchain y se ejecutan sobre ella.
Tipo 2: Incluye a las DApps que se ejecutan sobre una Blockchain de terceros y dependen de sus características para mantenerse en funcionamiento. Aunque funcionen sobre otra Blockchain, pueden utilizar tokens propios.
Tipo 3: Se trata de DApps que utilizan a las DApps de tipo 2 y sus estructuras para funcionar.

Leave a Reply